Empezar por el final

Crear  una empresa pensando que alguien la puede comprar , es una buena idea para que en el día a día de una nueva “Startup” la dediquemos a generar ACTIVO

Empecemos por definir ¿Qué es un activo?: “Un activo es un bien que la empresa posee y que pueden conventirse en dinero u otros medios líquidos equivalentes.”

Si tenemos una perfumería, los activos serán todos los productos que hemos comprado. Al ser un producto tangible, podremos recuperar parte de lo que hemos pagado por su compra vendiéndolo incluso por un precio por debajo del coste.

¿Qué pasa con todas esas Startups que construyen su modelo de negocio basado en tecnología? Normalmente se invierte  o gasta dinero en el desarrollo tecnológico sin saber realmente si esa tecnología ya está desarrollada. ¿Qué hacemos con esa tecnología? ¿Seremos capaces de venderla? Probablemente la respuesta en muchos casos sea NO.

Y es que después de muchos años emprendiendo y colaborando en proyectos emprendedores, me he dado cuenta de que si nuestro proyecto no pasa la prueba de “intenta que tus padres entiendan lo que vendes”, el problema es que realmente el emprendedor no sabe realmente lo que vende.

A mi me gusta EMPEZAR POR EL FINAL cuando analizo un proyecto. Pensemos en aquella empresa que podría adquirir nuestra empresa o algún activo de la misma; colonias, marca, clientes, tecnología etc…

Si pensamos que el activo que estamos generand es tecnología, esto solo tiene sentido si esta va a ser disruptiva y difícil de crear o replicar por cualquiera de la competencia u otra empresa del mercado. Así que piénsalo bien antes de gastarte tus ahorros en desarrollar tecnología y busca soluciones compatibles en el mercado que te ayuden a validar tu modelo de negocio.

Lo normal suele ser que nuestro activo sea , base de datos de clientes, una buena estructura de empresa, seguidores en redes sociales, posicionamiento en google, tráfico de calidad a nuestra web o usuarios activos en nuestra app.

Una vez  tengamos claro cual es nuestro mejor activo, pongamos nuestro foco en él. Podremos invertir en él con menos riesgo porque tendremos siempre la confianza de que posiblemente si nuestro proyecto de empresa no va bien podremos recuperar parte de la inversión.

En el caso de los E-commerce normalmente los activos son los bienes que vamos a vender; libros, camisetas personalizadas, material deportivo. Igualmente nuestra base de datos de clientes es un activo importante. Hacer que estos clientes sean recurrentes también puede dar mayor valor a la hora de vender nuestra empresa.

Mi experiencia con la venta de Ad4Kids a la empresa SuperAwasome es un ejemplo de como podemos vender un activo de valor para una compañía competencia. Nuestra base de datos de clientes y la marca fue algo que interesó a esta compañía. Algo que tuve claro desde el principio y que sin duda funcionó a la hora de la venta.